sábado, 14 de febrero de 2015

Un punto y todos contentos


Por Adiran Gómez (@Adiran_Gómez3)

Granada y Athletic terminaron dando por bueno el empate en un partido que pudo haberse decantado por cualquiera de los dos equipos. El conjunto bilbaíno no fue capaz de aprovechar la superioridad numérica tras la expulsión de Insua en el minuto 67 por una dura entrada sobre Susaeta. 

Abel Resino, consciente de la necesidad de sumar de tres en tres, salió con un once de garantías en el que destacaba la presencia de Colunga como punta de lanza, secundado por Candeias y Lass en las alas y Piti en el enganche. No le salió del todo mal la apuesta, Piti fue el mejor de su equipo mientras que tanto Candeias como Lass, muy eléctricos, pero pecaron de individualistas. 

La primera ocasión del partido fue para los locales, precisamente Lass, tras encarar por la derecha puso un buen centro al que a punto estuvo Candeias de llegar. Pero poco tardó el Athletic en responder. En un córner botado por Beñat, el portero del Granada, Oier, erró en el despeje de puños dejando el balón muerto, al que no acertaron los delanteros del conjunto bilbaíno a rematar. Era el Athletic el que comenzaba a dominar y a llegar a área andaluza con peligro, pero las ocasiones claras de gol no hacían acto de presencia. No fue hasta el minuto 18, cuando el poste derecho de la portería defendida por Oier, desbarataba el posible gol del ex del Granada Mikel Rico, que prolongaba una falta lateral colgada por Beñat. Era hasta el momento la mejor ocasión del encuentro. A partir de ahí, comenzó a aparecer la figura de un De Marcos desatado, que ponía en serios apuros a los defensas granadinos, incapaces de frenar las constantes internadas del lateral. 


El Granada iba a disponer de su mejor oportunidad para adelantarse en el marcador en el minuto 32, cuando Iraizoz mandaba a córner un buen remate de Babín. El equipo andaluz muy presionado, mostraba sus serias carencias a la hora de sacar el balón jugado desde atrás. Tanto los centrales como los jugadores encargados de la creación del juego local perdían balones con gran facilidad, lo que permitía al conjunto del “Txingurri Valverde” acciones de peligro. En una de esas acciones, la volvió a tener el equipo vasco merced a una buena internada de Óscar De Marcos, que, tras pisar área cruzó en exceso el disparo. Poco más que destacar de una primera mitad en la que el Athletic llevó el dominio del juego y el Granada, limitado a acciones individuales de los extremos Lass y Candeias. 

La segunda mitad empezaba sin ritmo, los dos equipos con el miedo de apretar demasiado y recibir un gol difícil de remontar. En los banquillos el primero en mover ficha fue el técnico local, rondaba el 60 de partido cuando se dispuso a dar entrada a Jhon Córdoba en sustitución de un pobre Colunga, que pasó sin pena ni gloria por el partido. El cambio dio algo de aire a los granadinos, que dispusieron de una doble ocasión en la que obligaron al meta bilbaíno a mostrar sus cualidades. Primero fue Piti con un fuerte disparo el que probó a Iraizoz, y después, Candeias tras recoger el mal rechace de la defensa del Athletic el que disparó obligando a estirarse al portero navarro. No tardo Ernesto Valverde en reaccionar, metiendo en el partido a Ager Aketxe en sustitución de Beñat, que volvía a ser titular, en esta ocasión no en el doble pivote como en el partido copero sino de media punta. 

En el minuto 67 iba a producirse una acción que no supo aprovechar el Athletic para llevarse los tres puntos de Los Cármenes. Insua vio la roja directa por una dura falta a la altura de la cadera sobre Susaeta. El colegiado no tuvo dudas, roja. El Granada ante esta situación dio un paso atrás y le dejó la pelota al conjunto vasco. 

A pesar de estar en inferioridad numérica, los locales, a punto estuvieron de llevarse el partido gracias a Piti, que estrelló en el palo un buen centro de Nyom desde la derecha. La respuesta no tardó en llegar, en el rechace de un córner, Muniaín a punto estuvo de hacer gol, pero su disparo se marcho ligeramente desviado. En los últimos cinco minutos el partido se rompía e iba a ser el Granada el que iba a gozar de la últimas dos ocasiones. Calcados, dos disparos, de Fran Rico y de Piti, que se marchaban por alto.

Al final, reparto de puntos en un partido que podía haberse decantado para cualquiera de los dos equipos, pero al final, el empate deja buen sabor de boca a los dos. Con este resultado, el Granada abandona el “farolillo rojo” con 19 puntos, aunque se mantiene en puestos de descenso (19). Por su parte el Athletic con el punto, se queda en el puesto 12 con 24. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada