lunes, 23 de febrero de 2015

Tres puntos con el sello de Aduriz


Por Adiran Gómez (@Adiran_Gómez3)

El Athletic consiguió ayer una ansiada victoria en San Mamés, donde hacía ya dos meses que no ganaba. Fue un partido un tanto gris en el que una buena segunda mitad de los leones, y como siempre un gran Aduriz, terminaron por darle a los rojiblancos tres puntos más que merecidos. 

Valverde, tras hacer rotaciones en el partido europeo del jueves pasado, volvió a poner el liza el once que el aficionado del Athletic ya se sabe de carrerilla. Volvía Iraizoz a la portería, Balenziaga al lateral zurdo, Susaeta a la banda derecha y Aduriz a la punta de ataque. Por su parte, Paco Jémez salía con todo, Leo Baptistao y Alberto Bueno en punta con Kakuta y Licá en las alas. 

El partido tuvo dos caras, marcadas claramente por la primera y la segunda mitad. 

En la primera mitad, no hubo un dominador claro, se puede decir que en el primer tramo del encuentro, el partido estaba cincuenta cincuenta. Ambos equipos tuvieron buenas oportunidades para hacer gol. La primera de todas la tuvo el Rayo, que encadenó una serie de buenas jugadas con las que empezó a sondear la portería de Iraizoz. La más clara la iba a tener Kakuta de falta directa, pero el extremo francés no estuvo acertado de cara a gol. Seguido llegaron dos remates sin consecuencias, eso fue lo más destacado de un pobre Rayo en el partido. 

El Athletic en la primera parte también iba a gozar de buenas oportunidades para hacer gol. La mejor de todas la iba a errar Unai López, que mandó fuera el balón cuando las tenía todas consigo para meterla entre los tres palos. Aduriz, tras una buena jugada, logró llegar a línea de fondo y sirvió en bandeja a Unai que, con Toño ya batido y con todo a su favor, mandó fuera la mejor ocasión para los rojiblancos. 

Precisamente iba a ser Toño el protagonista de la primera mitad, para lo bueno y para lo malo. Las acciones iban a llegar en ese orden. En cuanto a lo bueno se refiere, el guardameta del Rayo iba a desbaratar la segunda gran ocasión de los leones para adelantarse en el marcador. Fue merced a una muy buena intervención a remate de Laporte. Poco después llegaría la parte negativa, lo haría en forma de lesión. Faltando cinco minutos para la conclusión de la primera mitad, Toño tras notar un pinchazo en la parte superior de su pierna izquierda, pidió el cambio, aun así, aguanto hasta la conclusión, siendo sustituido al descanso por Cristian Álvarez. 

Tras el comienzo de la segunda mitad solo iba a haber un equipo sobre el terreno de juego, el Athletic. Los del “txingurri” se iban a hacer dueños y señores del partido, gozando de las mejores ocasiones y al final, de manera un tanto agónica consiguieron los tres puntos. Una vez más fue Aduriz, el faro de guía de un Athletic que, poco a poco, va siendo el Athletic de años anteriores. Por lo menos, eso se puedo ver en fases del partido. 

El dominio fue evidente y las ocasiones también. La primera la iba a tener Mikel Rico, a quien en la primera mitad le habían anulado un precioso gol por inexistente fuera de juego. Mikel Rico mandó fuera un balón que quedó al borde del área rayista. Varias ocasiones iba a tener también Iñaki Williams, que entró con ganas desde el banquillo y cuajo buenos minutos donde fue decisivo. La primera que tuvo, la atajo sin grandes problemas Cristian y la segunda fue un remate de cabeza que se fue desviado. Cada vez se siente más importante y está cogiendo más peso en el equipo la pantera rojiblanca. 

El partido agonizaba y parecía que finalmente todo quedaría en tablas, pero apareció la figura del “salvavidas” Aduriz. En una jugada por banda de Balenziaga que tras llegar a línea de fondo, de cabeza, dejaba un balón en la frontal del área pequeña que Aduriz no perdonaría. 

Buen partido de los locales que con estos tres puntos importantes escala dos puestos y se sitúa 12º con 27 puntos empatado así con Éibar y Real Sociedad. Por su parte el Rayo, se queda 14º pero tan solo con un punto menos (26) que el Athletic. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada